Wakama es una zona en la playa en el km 147 de la Panamericana Sur que se encuentra a apróximadamente 3 horas de Lima y pertenece a Chincha Alta. La zona ha sido muy bien condicionada para vender los terrenos a cada persona interesada en disfrutar de los días de verano en su propia casa de playa, y ahora son los propietarios de cada cabaña ecológica que está construída allí.

Para llegar a Wakama solo tienes que tomar la carretera Panamericana Sur luego de pasar la ciudad de Cañete, y justo al final del descenso de las playas de Chincha y unos metros antes del puente Topara (entrar por el camino de tierra) doblar a la derecha. Una vez en la garita de control no hay forma de perderse. Siga la trocha afirmada unos cinco minutos. Los campamentos están permitidos solo al norte y solamente en temporada de Año Nuevo y en Semana santa. La Playa ofrece en la zona de campamento servicios de baño, agua potable y recojo de desperdicios.

Allí hay un refugio construído de manera ecológica porque los materiales usados son rústicos: madera, caña, bambú, las paredes o muros son de drywall, se usó paja para cubrir el techo, los muebles de uso tales como camas, estante, clósets, etc, son de madera también. Este refugio ecológico ha sido diseñado y construído exclusivamente para brindar estadía a los visitantes (no propietarios) de la zona. Por ello si deseas quedarte unos días fuera de Lima y disfrutar de la playa con poca gente alrededor este es el lugar ideal para relajarte. Y como hay un tope de cabañas que alojan a 16 personas máximo cada una, fue que una prima hizo la reserva respectiva hace 3 meses.

 

Desde arriba, mientras estás en tu movilidad, puedes divisar las cabañas de los propietarios muy ordenadas y coloridas, y el refugio ecológico, así como una cabaña separada a unos 7 metros de altura vista desde la playa donde se ubica la piscina del hotel. Lo que más me impresionó fue precisamente ese orden y los colores primarios usados en las fachadas, el amarillo, el rojo y el azul. El ecolodge está bien equipado, las cabañas son grandes y sus habitaciones bien distribuidas. En Wakama se pueden hacer paseos a caballo, hay una zona de masajes frente al mar, se pueden hacer caminatas por los cerros, pasear en cuatrimotos y observar aves.

Pueden entrar a su página web e informarse más del refugio HOTEL WAKAMA

Fue una experiencia increíble, sobretodo porque desde la perspectiva arquitectónica que tengo y que todo futura(o) arquitecta(o) debería tener, este ecolodge cubrió mis expectativas como usuaria de un espacio diseñado. En esta época del año es agradable disfrutar de la arena, la brisa del mar y el agua salada por supuesto, y como plus el sunset, que quienes amamos la fotografía no dejamos de sacar unas tomas en la hora dorada. ♥ ♥ ♥

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here