Fue un hermoso fin de semana en el campo. No había acampado desde el verano y ya extrañaba hacer fogata de nuevo, trekking o algún otro deporte de aventura.

Matucana es la capital de la provincia andina de Huarochirí, provincia a la que pertenecen lugares hermosos como Huancaya y Tanta. Se encuentra al comienzo de la Sierra mientras viajas hacia el oeste desde Lima, a unos 2383 msnm. Esta es una escapada natural popular para los peruanos, no así para extranjeros, y menos en estas fechas en las que nosotros celebramos fiestas patrias. Matucana es una de las pocas ciudades limeñas que todavía en nuestros días, conservan en su territorio, una buena porción de escenarios naturales que se pueden visitar.

Matucana ofrece los distintos escenarios naturales que presenta, sobretodo, para el turismo de aventura ya que sus accidentes geográficos permiten la práctica del trekking, ciclismo de montaña, campismo, escaladas de roca, entre otros. Uno de los principales atractivos naturales de Matucana es la Catarata de Antankallo, a la cual se llega tras pasar por la Quebrada del Río Chucmayo; Antankallo es una precipitación de agua de aproximadamente veinte metros. La travesía hacia la catarata demanda una caminata de aproximadamente una hora y media a 2 horas, tiempo en el cual se llega hasta un puente colgante de madera, que es la vía de acceso al sitio. Esta es mas o menos la ruta desde Lima:

A nosotros nos tomó una hora y media con paradas en el camino para fotografiar algunos accidentes geográficos como la cabeza de león, el bosque de piedras y finalmente la catarata de Antankallo. Recomiendo llevar ropa ligera, gorra, lentes de sol y zapatillas para trekking ya que el camino presenta muchas piedras resbaladizas. Al llegar a la catarata se puede descansar, aprovechar bañarse o comer truchas frescas del lugar. Ese día almorzamos algo de la zona a base de trucha. 🐟

Cuando llegamos al lugar el viernes de noche, la ciudad de Matucana ya estaba repleta de turistas nacionales, muchos como nosotros venían de Lima. La verdad que fuimos descubriendo el lugar del campamento caminando en medio de la oscura noche pero la luna tan brillante iluminaba nuestro camino. Allí todos se cuidan y nadie es capaz de robar, así que es muy recomendado porque los mismos pobladores son quienes proponen y ejecutan sus reglas y castigos a quienes desobedezcan.

El valle está cubierto por andenes, así que asumo que la principal actividad económica del lugar es la agricultura, seguida por la ganadería. Y además, la gente también vive del turismo. No se imaginan cuánto ganaría un empresario proponiendo allí una zona de bungalows o de carpas pero quizá más abastecido. Esta parte del valle me recordaba mucho a Cusco en la zona del valle sagrado que además de expandirse en el territorio dejaba notar senderos, por uno de los cuales se sube hacia la Catarata de Antankallo en este caso. Se debería hacer estudios profundos sobre qué cosas aportarían al lugar para que sea más atractivo y accesible porque la verdad es que es muy hermoso.

Sentir el olor del campo y la brisa helada de la mañana es una experiencia única. Volvimos recargados de energía. Matucana sobrepasó mis expectativas. ¡Felices Fiestas Patrias! 😍

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here