El mobiliario urbano es el punto de unión o elemento de transición entre el hombre y los sistemas integrantes de la estructura urbana. Son los objetos que se utilizan y se integran en el paisaje urbano, y que ante todo deben ser útiles y comprensibles para el ciudadano.

Uso, integración y comprensión son los conceptos básicos para la valoración de todo el conjunto de objetos que encontramos en los espacios públicos de una ciudad y que denominamos mobiliario urbano. El diseño de los elementos urbanos debe como en todas las acciones de diseño, cumplir con tres requerimientos: La funcionalidad, la racionalidad y la emotividad.

La funcionalidad se refiere a la capacidad que debe tener el mobiliario para cumplir con condiciones funcionales y de uso . El espacio urbano no debe soportar objetos de utilidad dudosa o de utilidad trasladada de otras culturas o necesidades.

La racionalidad considera las características que les confiere en cuanto a agresividad del ambiente, considerando los rayos solares, la contaminación atmosférica, el envejecimiento durante el tiempo de uso y la facilidad de montaje, limpieza y mantenimiento, así como se ha analizado las posibilidades de vandalismo sobre el mobiliario, para que el diseño considere elementos disuasorios.
El orden y la claridad en el diseño son cualidades que tiene en el mobiliario una de sus componentes fundamentales. La emotividad es necesaria en cuanto que el objeto provoca reacciones psicológicas y comunica sensaciones al individuo.

Se considera “Mobiliario Urbano” todo elemento urbano complementario, ubicado en la vía pública o en espacios públicos, de uso público y con propósito de facilitar las necesidades del ciudadano (peatón), mejorando su calidad de vida y fomentando el uso adecuado de los espacios públicos, así como servir de apoyo a la infraestructura y al equipamiento urbano, formando parte de la imagen de la ciudad.

Los elementos del mobiliario urbano pueden ser permanentes, móviles, fijos o temporales y según su función, se clasifican en: Para el descanso, la comunicación, información, necesidades fisiológicas, comercio, seguridad, higiene, servicio y de jardinería.

El mobiliario urbano abarca una gran variedad de elementos desde bancas, mesas, alumbrado, bebederos, basureros, pasamanos, teléfonos, cercas, pérgolas, fuentes, jardineras, aparca bicicletas, entre otros; también se considera como mobiliario urbano las señalizaciones de las vialidades y semáforos.

Clasificación de acuerdo a la Función

1.-Elementos de Urbanización y limitación: Barandillas Vados, cerramientos.
2.-Elementos de Descanso: Bancos, sillas, banquetas.
3.-Elementos de Jardinería y Agua : Jardineras, alcorques, protectores y fuentes.
4.-Elementos de Iluminación: Columnas, farolas, apliques, balizas, focos.
5.-Elementos de Comunicación: Señalización, información, publicidad.
6.-Elementos de Servicio Publico: Cabinas, marquesinas de bus, aparcamientos de bicicletas, vigilancia de playas, juegos infantiles.
7.-Elementos Comerciales: Quioscos de prensa y flores, paradas exteriores de mercados, quioscos de bebidas y helados.
8.-Elementos de Limpieza: Papeleras, contenedores.

Una buena manera de conocer y analizar la calidad de vida en las ciudades debe constituirse en objetivo de primera importancia cuando se quiere lograr el progreso de una sociedad. Una ciudad que no se dota de mejores condiciones de vida, en lo referido a los artefactos de uso público, es una ciudad mezquina e inculta, que no sabe aprovechar su progreso para vivir mejor. El estado de conservación en que se encuentran los refugios instalados hace preguntarnos si estamos culturalmente preparados para asimilarlos, comprenderlos y disfrutarlos. ♥

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here