Han pasado casi dos meses desde que emprendí mi viaje a algunas ciudades europeas. Y me siento muy emocionada de poder compartirles mi experiencia. Fue la primera vez que viajé hacia el viejo continente, llena de expectativas e ilusiones y por fin pude ver en persona todo lo que ya sabía en teoría sobre la historia, arquitectura, arte, urbanismo; la vida allá como el transporte y la tecnología que hay. Aquí haré un resumen de las primeras ciudades que visité para luego hablarles de cada una de ellas de manera más amplia.

Parada #1. PARÍS 🇫🇷

Mi vuelo salió de Lima rumbo a París con escala en Madrid. No pude conocer esa hermosa ciudad porque no estaba en mi itinerario pero es una de las ciudades en lista próximas a conocer. Cuando llegué sentí un poco de miedo al estar fuera de casa, con otras costumbres, pero manejo muy bien el idioma inglés, por lo que no me fue difícil comunicarme.

París me recibió sonriente porque a pesar de escuchar días antes que el clima allí estaba raro y llovía, los 3 días que estuve en París salió un sol resplandeciente y fuerte. Pero no importaba quemarse un poco teniendo puesto un sombrero 😌 Las calles frente al Louvre estaban llenas de tiendas de souvenirs y aproveché para comprar un sombrero. París es una ciudad de primer mundo, lo que más me llamó la atención aparte del tráfico muy parecido a Lima, era la forma de vestirse de los parisinos, en especial las mujeres. Es la ciudad en la que ví mayor cantidad de gente bien vestida; la calidad de la ropa y el buen gusto eran vistosos, imposibles de quitarles la mirada. Quizá para mí era tan evidente porque me interesa mucho seguir estudios de diseño de modas más adelante allí o en otra ciudad europea con estilo. Un edificio conocido donde se puede encontrar todo tipo de vestimenta y fragancias es la galería Lafagette. La foto del hotel Regina me hace recordar episodios de la película de Matt Diamond “The Bourne Identity”. ♥

Empezando por el hotel en donde me hospedé, tanto los dormitorios como el hall y la zona para servirse el desayuno bufett eran muy agradables y espaciosos. La vista desde mi dormitorio hacia el patio era hermosa y con esto de que era verano, el sol aparecía desde las 6 am. y se ocultaba muy tarde, tipo 10 pm. Las primeras noches me fue muy difícil conciliar el sueño, y más por la emoción de hablar por videollamada con mi familia, amigos y novio. ♥

Los 3 días en París quedaron cortos, no sólo porque hacer los tours o recorrer lugares grupo me ponía en contra del tiempo y tomaba fotos muy deprisa sino también porque quedé con ganas de visitar muchos lugares, hay un sinfín de edificios modernos modelos que no ví y quisiera visitar la próxima vez porque de algo estoy segura, no fue la primera ni será la última que estuve en París.

Parada #2. BRUJAS 🇧🇪

Un sábado por la mañana entré a Bélgica, un país conocido por sus ciudades medievales, su arquitectura renacentista y las sedes centrales de la Unión Europea y la OTAN. El país tiene regiones características, como el Flandes en el norte, de habla neerlandesa, Valona en el sur, de habla francesa, y una comunidad de habla alemana en el este. La capital bilingüe, Bruselas, tiene casas consistoriales adornadas en el Gran Palacio y elegantes edificios art-nouveau. Los idiomas que se hablan son el neerlandés, el francés y el alemán.

Brujas es una ciudad increíble, de cuentos de hadas. Desde su arquitectura, hasta sus bordados, comidas y bebidas ♥ Para mí es la ciudad más bella que haya visitado en Europa hasta ahora. Su puerto, Zeebrugge, es un importante centro de pesca y comercio europeo.

Hasta el s.XV y durante cuatro siglos, fue una de las ciudades más prósperas de Europa. Luego debido a que el río Zwin se encenagó, la ciudad comenzó una época de decadencia porque dejó de ser el centro de atención para los intercambios comerciales. Por eso, al ser abandonada y quedar en la pobreza; muchas de sus edificaciones se mantuvieron tal cual, sólo que estaban en mal estado. Por eso, a principios del siglo XX, fue profundamente restaurada, convirtiéndose desde entonces en un importante destino turístico hasta ahora. Iría muchas veces más y además de noche ya que el tiempo de 6 horas me quedó muy corto.

Parada #3. BRUSELAS 🇧🇪

La capital de Bélgica me recibió un domingo por la tarde cerca a las 5pm. Lo que no sabía era que por ser una ciudad donde trabajaban los funcionarios del reino y madrugan de lunes a sábados para ir a trabajar aprovechan dormir el domingo temprano. Los belgas son muy disciplinados y honrados, y te sorprendería verlos desvelados o perdiendo el tiempo si saben que tienen que ir a trabajar. Y se transportan caminando o en bicicleta mayormente. Al día siguiente finalmente gracias a mi enamorado pude recorrer desde la estación de trenes hasta el centro, visitar Maneken Pis y la niña también (pocos conocen ese lugar), Delirium Tremens Café y Bar, el palacio real de Bruselas y los museos reales de bellas artes de Bélgica antes de ir a Amberes y Malinas. ♥

Bélgica es el país más tranquilo para vivir, y sentir esa paz es la que por lo menos a mí me hizo pensar en la posibilidad de hacer estudios de postgrado ahí o estar al menos cerca. Y siendo que los trenes pasan de una ciudad a otra (aún si son de otro país) en horas, estar cerca de allí sería genial, como ir de Holanda o de Alemania a Bélgica. Los restaurantes y bares son amplios, el precio varía un poco pero para el precio en europa digamos que no es ni barato ni caro y que hay lugares más baratos que otros. Otro motivo son los chocolates, son famosos los chocolates belgas ♥

Mientras caminábamos por las calles nos chocamos con el niñito desnudo “Maneken pis” en escultura de piedra y en esculturas de chocolate también y fue objeto de fotos, bromas y risas 🙂

El conocer esta plaza de edificios góticos me llenó de emoción porque yo amo la arquitectura gótica, y luego el palacio y el reloj grande visto desde la parte alta del parque hicieron de que caminara más rápido para conocerlo todo. Sé que Miguel ya había recorrido el lugar más veces que yo pero fue paciente para mostrármelo todo. La arquitectura gótica está en el ayuntamiento en la Grand Place.

PARADA #4. AMBERES 🇧🇪

Está a 45 km. al norte de Bruselas. Amberes es la segunda ciudad más poblada de Bélgica y una de las excursiones más habituales desde Bruselas. ¿Cómo ir? En tren, es la opción más rentable y rápida. Nos tomó una hora llegar ahí. En el siglo XVI se convirtió en una de las ciudades más ricas de Europa. Un siglo más tarde fue hogar de los grandes y emblemáticos pintores barrocos Peter Paul Rubens y Anthony Van Dyck. Me encanta sobretodo el primero.

En los últimos años, el lienzo ha sido reemplazado por el algodón y los diseñadores de moda han alcanzado el nivel de artistas. Esta ciudad es conocida por sus numerosas tiendas, por los famosos Seis de Amberes y la producción de diamantes, y como todo es arquitectura y escultura amarás tan sólo caminar por sus calles. Antwerpen (en Neerlandés) está marcada históricamente por su pertenencia a los Países Bajos españoles, por eso destaca la preeminencia de la religión católica.

Aquí son muy famosas las papas fritas, se les llama frietjes y se sirven solas con algunas cremas. Según sales de la estación por la puerta principal, a la derecha verás la entrada del zoo de Amberes. Me hubiese encantado entrar al zoológico pero será para una próxima vez con un poco más de tiempo. Después de comer un delicioso waffle (el mejor que he probado hasta ahora por 12 €) fuimos a recorrer un poco esta ciudad. Las calles que llevan al ayuntamiento donde están las casas gremiales y la estatua de Brabo que tiene una historia que contaré más detalladamente en otro post.

PARADA #5. MALINAS 🇧🇪

A Mechelen llegamos de noche después de haber perdido mi tren a Bruselas ;D Es gracioso recordarlo hasta cierto punto ya que eso me costó 50 euros más. Pero nos quedamos hasta el día siguiente y era una ciudad linda, con silencio, con mucha vegetación y árboles. Caminamos desde la estación de trenes hasta donde nos quedamos a dormir unos 30min. Y al día siguiente fue la misma distancia a la estación de trenes. También es otra ciudad que me encantaría conocer a mayor profundidad pero de noche las vistas fueron hermosas. Al día consecutivo mi siguiente parada fue la estación central de Ámsterdam, con un recorrido en tren de un poco más de 2 horas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here